BIBLIOTECA AL FONDO

BIBLIOTECA AL FONDO

jueves, 29 de diciembre de 2011

Corbatita Común




NOMBRE CIENTÍFICO: Sporophila caerulescens.
LONGITUD: 110 mm.
NOMBRES COMUNES: Corbatita de Doble Collar. Corbatita.
COLOR: Macho: Parte dorsal pardusca. Parte de la cabeza y garganta negras. tiene una franja blanca en la comisura del pico. Cuello blanco en la parte anterior. En el pecho una ancha franja negra. Partes inferiores blancas.
Hembra: Pardo grisáceo pálido con alas y cola más oscuras. Parte inferior gris ocráceo.
GENERALIDADES: Frecuenta terrenos arbustivos.El nido es una pequeña tacita, atado a 2 o 3 ramitas de algún yuyo grande o arbusto. Emplea en la construcción raicillas entretejidas. Tiene un diámetro de unos 506 cm. y una profundidad de 4 cm. Pone 3 huevos blanquecinos con pintas y motitas liláceas, marrón oscuro y negras. Miden aproximadamente 17 x 12 mm.
Texto de:  http://avesdechacabuco.blogspot.com

Corbatitas de Villa 20



Este vídeo es público.




Hembra:







Macho:






CENTRAL NORTE


lunes, 12 de diciembre de 2011

lunes, 5 de diciembre de 2011

Inédito operativo para devolver a una puma a su hábitat natural


Por primera vez en el país se utilizó un helicóptero para trasladarla a un lugar alejado de los puesteros y el ganado.

Edición Impresa: domingo, 04 de diciembre de 2011

zoom
Inédito operativo para devolver a una puma a su hábitat natural
El animal viajó amarrado al helicóptero en una canasta especial asistido por una veterinaria. (Gentileza / Cullunche)

Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Una puma de unos cinco años que fue retirada hace dos meses de la Reserva Natural Villavicencio, porque sus autoridades la consideraban peligrosa, fue devuelta ayer a su hábitat natural.

En un operativo inédito en todo el país, el animal de 40 kilos fue trasladado con un helicóptero y soltado en la Quebrada del Arroyo Blanco a la altura de Picheuta.

El trabajo conjunto entre la Fundación Cullunche, el Zoológico de Mendoza, la dirección de Recursos Naturales y el Ministerio de Seguridad, comenzó a las cuatro de la mañana cuando se retiró a la puma del Zoo y finalizó a las ocho cuando fue liberada.

Jennifer Ibarra, de Cullunche, explicó la importancia de este proceso: “Es la primera vez que en Argentina se hace una traslocación de un puma utilizando un helicóptero, lo que sienta precedentes en el país”, destacó.

Elegir el lugar donde se dejó al animal no fue fácil porque era necesario escoger un punto alejado de la civilización, los puesteros y el ganado.

“Se hizo un estudio para elegir dónde llevarla porque desde Villavicencio pidieron que no volviera. Luego de todo el proceso se corroboró el lugar con un software de computación”, detalló Ibarra.

“Es un un espacio que cuenta con poblaciones de guanacos y liebres para que se alimente, pero lejos de puesteros y ganado”, agregó.

En libertad
Para soltar al animal fue necesario realizar un cuidadoso operativo. Lo primero que se hizo fue llevar vía terrestre hasta Picheuta a la puma anestesiada. Una vez ahí se le colocó una nueva dosis de anestesia y se la acomodó en una especie de canasta cerrada amarrada al helicóptero del Ministerio de Seguridad, que tiene capacidad para aguantar 90 kilos y es frecuentemente utilizado para rescates en el Aconcagua. Luego de un viaje de diez minutos se la bajó, se le colocó un antídoto para despertarla y se la liberó.

“Se recuperó bastante bien y empezó a caminar, cuando nos íbamos hicimos un sobrevuelo para comprobar su paradero y no pudimos localizarla, lo cual es una señal de que reaccionó correctamente”, relató Ibarra, quien ofició de veterinaria.

El piloto de la traslocación y jefe del cuerpo de Aviación de Mendoza, Alejandro Palacios, contó su experiencia a Los Andes. “Fue un operativo programado en el que se venía trabajando días atrás. La idea era introducir al animal en un lugar donde pudiera readaptarse de la mejor manera, lo que fue bastante problemático porque Mendoza ha crecido mucho”, dijo el aviador profesional.

“La verdad que fue muy satisfactorio que todo se desarrollara con éxito”, añadió Palacios.

En cautiverio
Según explicó Ibarra, se cometió un error al retirar a la puma de Villavicencio. “Desde allá pidieron la intervención de Recursos Naturales para que la capturaran porque la consideraban peligrosa, pero fue un caso excepcional que no debe volver a ocurrir”, sentenció la líder de Cullunche, una organización ecologista dedicada a preservar la fauna autóctona.

Durante dos meses, el animal estuvo viviendo en el Zoológico provincial, donde se encontraba muy a disgusto y se comportaba de manera agresiva.

“Como siempre estuvo acostumbrada a su hábitat natural no estaba bien en cautiverio”, informó Ibarra. Allí le hicieron varios estudios de sangre y los resultados confirmaron que no tenía enfermedades.

“Definitivamente reunía todas las condiciones para liberarla y finalmente se logró”, concluyó Ibarra satisfecha.